• benidorm@beniloixdental.es
    • +34 96 680 67 04

DIETAS Y ENFERMEDADES BUCODENTALES

RELACION ENTRE LA DIETA Y LAS ENFERMEDADES BUCODENTALES

Vivimos en una zona privilegiada por la variedad y calidad de alimentos, esto es una ventaja que, a veces, no sabemos aprovechar por nuestro acelerado ritmo de vida o por no tener el conocimiento de saber cómo aprovechar estos manjares.

 

 

La teoría de qué y cómo hay que comer la sabemos todos, y que si no lo hacemos correctamente nos puede acarrear problemas serios de salud; obesidad, arteriosclerosis, bajo rendimiento intelectual y físico, colesterol, etc…

 

Pero tenemos otro problema añadido que son las enfermedades bucodentales, una mala nutrición puede ser causante del cáncer bucal; en edades tempranas, contribuye negativamente en el desarrollo craneofacial y las infecciones bucodentales. Y esencialmente, los alimentos influyen en la caries dental, problemas con las encías y en el mal desarrollo del esmalte dental. Estas enfermedades, casi siempre se asocian con dolor, ansiedad y trastornos sociales (perdida de piezas dentales).

La caries se produce por un reblandecimiento del esmalte dental formando una hendidura hacia el interior del diente. Esto es producido por unas bajadas del pH oral que conjuntamente con la ingestión de alimentos entre horas, especialmente azúcares, son los que realmente producen caries.

Las dietas responsables de la formación de las caries son las ricas en hidratos de carbono refinado (dulces, pastas, masas, harinas blancas, galletas, arroz, etc…) que se adhieren con facilidad en la superficie de los dientes. Los alimentos que contienen hidratos de carbono fermentables, producen un descenso del pH de la saliva y provoca la formación de caries.

Los alimentos que no fomentan la aparición de caries son los alimentos con contenido de proteínas (huevo, pescado, carne), yogurt, brócoli, zanahoria cruda, pepino, avellanas, almendras, nueces…

Los alimentos con efecto protector también son los que contienen proteínas y los quesos como el Brie, Gouda, Edam, Mozzarella…

El consumo de bebidas y alimentos ácidos, incluyendo zumos de frutas, refrescos (incluimos bebidas para deportistas), encurtidos (vinagre) o cítricos; tienen una estrechísima relación con la erosión dental. Los zumos de frutas son considerablemente menos beneficiosos, para el esmalte dental, que la fruta entera.  

Visto 285 veces